Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Spanking y vida normal

Primero, intento analizar la situación desde un punto de vista "vainilla", para que todo el mundo pueda entenderme.
El amor es algo que se suele descubrir antes de los veinte. Y entonces todo es muy bonito.A esa edad, emocionalmente, somos páginas en blanco, en las que nadie hizo manchas ni escribió con tachones, aún.
Entonces el amor son paseos, son conversaciones en el patio del instituto, son esas primeras citas, primero en grupo, luego a solas. El sexo, descubierto como algo asociado a los sentimientos por vez primera.
Años después, una descubrió que el amor era otra cosa. Aparecen los problemas prácticos (los trae el monstruo de la convivencia). El resto del mundo, interfiriendo en lo que debía ser perfecto. A algunas personas les sale bien, a otras no. Es el momento de rectificar, y esto, igual a algunos les sale bien y a otros no. Yo tuve suerte. Segui adelante sin rencores, sin traumas, y conservando una amistad sincera, necesaria en nuestro caso.
Y llegué a la conclusión de que el amor, tal como lo valoramos e imaginamos, no existe.
Por suerte, estaba en un error.
Y, pasados los cuarenta, vuelta a lo mismo. El descubrimiento, primero . La amistad. Yo pensaba que dentro del spank, lo mejor a lo que uno puede aspirar es a una amistad con algo más. Y G, era de la misma opinión.
Y un dia nos miramos, y nos vimos de otro modo.
¿ que hacer?
Pensabamos que era lo mejor seguir como hasta entonces. Pero eso ya no nos llenaba.El spank dejó de ser lo más importante de la relación. Pasó a un segundo plano. Y decidimos intentar ser una pareja con todas las consecuencias.
Entre los dos, arrastramos un equipaje sentimental muy pesado. Sumamos tres divorcios, cuatro hijos,algunos secretos, algunos desengaños, padres, hermanos, sobrinos, hipotecas, miserias humanas y miserias morales. Amistades no comunes que tienen en común únicamente no conocer nuestros secretos.Ambientes sociales diferentes.Rupturas previas en circunstancias muy diferentes.
¿Dónde metemos todo eso?
¿cómo va a encajar cada uno en el mundo del otro?
Hemos empezado con mas miedo que otra cosa.Sin atrevernos a dar el paso de la convivencia plena, porque en ninguna de las dos casas cabemos los seis que a veces seríamos. Explicando la nueva situación a dos preadolescentes que , aunque parecen pasar de todo, tienen sus lógicos recelos. Y a dos niños mas pequeños que , confieso que me aterrorizan.
De repente, soy "la nueva, a ver si con esta tienes mas suerte que con las otras dos" ( mi suegro).  "Mi mamá dice que eres puta. ¿ es verdad?" ( una aterradora muñequita de cuatro años). "la novia del viejo" (el mayor, al que por lo menos caigo medio bien, pues soy la madre de su nuevo colega). "Esa tía" ( el mediano, que parece pensar que yo voy a apartar a su papa de el definitivamente).
En estas circunstancias, lo de la convivencia plena habrá que dejarlo para un poco más adelante. A ver como resulta el ensayo de las vacaciones.
Mientras, noto como mi propio hijo parece reclamar mi presencia mas que de costumbre. Por supuesto el pasa de todo, dice. No se lleva mal con G ,no está influenciado por su padre ( que de paso, ha querido dar el visto bueno y su aprobación como si yo fuera su hermana pequeña en vez de su ex), y lo único que parece preocuparle, aunque no lo dice es la posible competencia el terreno afectivo. No en vano, hemos compartido muchas cosas el y yo solos.
Mi familia ve como algo raro esto de la nueva pareja. Mi cuñada, la hermana de G, es la que parece apoyarnos de forma incondicional. Y me siento un poco como la primera vez que entré en la casa del terror en el parque de atracciones.
Dadas las peculiaridades de nuestra relación, hemos tenido que aclarar una serie de puntos. Por supuesto, la parte privada de nuestra relación es privada.Ni una alusión por inocente que parezca delante de uno de los niños. Y los juegos se reservan para cuando estemos solos, cosa que no ocurre todos los días.
Soy, además, mas insegura de lo que parezco.Jamás olvidaré el día que conocí a sus padres, ni esa mesa con el triple de cubiertos de los necesarios. Estaba pensando que era algo de vodevil, que no iba  a saber cual tendria que usar. Los miré, y dije, sin tapujos: "me da miedo". Su padre, una version anciana de G, se rió, miró a su mujer, y le dijo que por favor, quitase toda esa quincalla de la mesa. Me sentí bastante tonta, pero era la única forma de no pasar toda la comida pensando que iba a meter la pata.
En cuanto a mi suegra, enseguida descubrí sus dos puntos flacos: Uno es su hijo, el mas perfecto, el mejor del mundo. En eso coincidimos.Y el otro son sus nietos, pero ella es una abuelaza, que antes de acabar de sentarnos ya estaba haciendome preguntas sobre el mio, sobre todo cuando iba a conocerle y si el niño tenia abuelos propios. Me dio vértigo, pero me encantó.
Así que aquí andamos, tratando de sumar y no restar. De encajar y no imponernos. De repente,me encuentro dandole vueltas a la cabeza a cosas como si yo voy a saber peinar a la niña y ponerle bien el lacito ridiculo que lleva en el pelo.Pensando que le voy a decir a G junior cuando me vuelva a recalcar que soy mas vieja y mas fea que su mamá,además de ese "seguramente es verdad y no me importa" que me salio la primera vez.
Vertigo es la palabra que mejor define todo esto.

1 comentario:

  1. Lo estas haciendo muy bien. Bueno, rectifico, lo ESTAIS haciendo muy bien. Intentar algo asi, es un esfuerzo, pero que se ve recompensado con el paoyo mutuo y las cosas claras desde el principio. Os deseo mucha suerte a los dos en esta nueva etapa de tu vida, que promete tener cosas buenas y cosas malas, (es la equidad de la vida), pero que seguro, saldrá adelante.
    Yo, en mi caso, nunca me he casado, y no tengo hijos (asique no vengo con extras, como algunos o algunas lo llaman, ni tampoco tengo ninguna ex adosada), y soy de las personas que si mi pareja, tuviese hijos, no me importaría en absoluto, es mas, me gustaria. Los niños son lo más bonito del mundo.
    Lo dicho, suerte y adelante.. vais a conseguirlo todo ;)

    ResponderEliminar