Páginas vistas en total

lunes, 12 de septiembre de 2011

¿ como lo supiste?

Parecia que el dia iba  a acabar tan placidamente como habia empezado.
LLegué pasadas las nueve, como siempre, y encontré a G solo, en casa, preparando la cena.
_¿estamos solos?
-si, nena.  Tu chaval ha dicho que viene a cenar a las diez o diez y media, que iba a hacer deberes con un compañero de clase.
-¿ deberes? ¿ nada mas empezar el curso? ¿las diez o diez y media? ¿ un compañero? este cree que me  acabo de caer de una higuera.
-A mi me extrañó, pero no conozco muy bien sus costumbres.
- Una de las mias es que, habiendo colegio, no se sale entre semana. En fin, luego hablaré con él.
Me acerqué  mientras el miraba la cazuela, y le pregunté qu eera eso que olia tan bien.
-Es una crema de verduras. Pero ya está.
Retira la cazuela del fuego, y se vuelve a mirarme. Me sorprende esa mirada seria, que no esperaba.
-Y ahora, mientras se enfria, vamos a la habitacion, tu y yo.Tenemos que hablar.
Protesto, de camino a la habitacion. No he hecho nada, tengo derecho a saber de que se me acusa.
-Esta tarde, cuando te llamé, te pregunté que habias comido. ¿ recuerdas?
Si, si que lo recuerdo. Le he dicho que me habia preparado una ensalada y un filete de pollo, Pero.. ¿ como puede saber que no es cierto?
así que, pensando que no hay pruebas, sigo manteniendo que me he preparado comida , y que era comida saludable, ademas de llamarle desconfiado, dictador, y otra serie de cosas.
-Lo que no tienes en cuenta son las evidencia,guapita. En el cubo de la basura no hay indicios de que te hayas preparado ninguna ensalada.
_era de esas que vienen las verduras lavadas y cortadas, es que tenia prisa.
-¿ de esas que son demasiado grandes para una persona solo, y menos para ti.?
- Tenia hambre  y me la comi entera,
- Ya. Antes de que sigas complicando tu situacion, te recomiendo que  vayas a la cocina y veas lo que te has dejado sobre el microondas.
No necesito ir a la cocina, de repente recuerdo. Pero voy , para ganar tiempo. Allí esta el paquete de 30 ruedas de regaliz rojo, vacio.
Vuelvo al dormitorio, resignada.
-¿ y bien?
- Lo siento. Lo vi en la panaderia, y no me pude resistir.
- ¿y eso de la comida saludable?
- perdona, es que no queria que te enfadaras.
Abre la puerta del vestidor, y la sujeta,haciendome una señal  para que pase.
Entro, murmurando una disculpa, pero me corta en seco.
-No, es tarde para que digas nada. Coge el taburete.
- G, pero, es que...
-¿ no me has oido?
No hay nada que hacer, asi que coloco el taburete, y me coloco en posicion. Cierro los ojos cuando reconozco el sonido que hace al quitarse el cinturón.
-¿ me sabes decir que va a pasar ahora?
- que me vas a azotar.
- ¿ por que?
- Me lo merezco por saltarme la comida y comer chucherias...Habiamos quedado en que nunca más
Descarga el primero. Dejo escapar un ay apenas audible.
- y eso de hacer algo qe yo te habia dicho que no hicieras.. ¿ que es?
-desobedecer.
El segundo me hace estremecer, y cuando llega al quinto ya estoy llorando.
- ¿ reconoces alguna falta mas?
- He mentido.
ya no hace mas preguntas. En un momento dado, me pide que guarde silencio. Trabajo me cuesta, y no lo consigo del todo. Durante mucho rato, solo se escucha un llanto que soy incapaz de controlar, mezclado con el sonido de los azotes.
Para mi sorpresa,no me manda al rincon, al terminar. Me pide que me siente a su lado en la cama y lo hago, pero no me resulta facil.
-Mira, lo hemos hablado muchas veces. Y sigues en las mismas. ¿ por que?
-es que me da pereza... además, me apetecia el regaliz...
-Claro. Mi mujercita me salió perezosa y caprichosa.. Por suerte, eso se soluciona de una forma muy sencilla. No se me ocurre nada mejor que usar la correa para educar bien a una spankee holgazana, inconsciente, caprichosa y testaruda.
Me hago la compungida, por si acaso. No sea que no haya terminado... Por suerte, cuela. Enseguida , a pesar de que sigue haciendose el serio, noto que su tono de voz se ha vuelto mas suave.
-Anda.. date una ducha mientras termino de hacer la cena.
-¿ no me das un beso?
Si, si que me lo da . Ya paso todo. Me voy a la ducha , mientras me hace la ultima advertencia.
-Que no se repita.¿ está claro?

1 comentario:

  1. Eso de que te pillen en una tiene que ser genial.
    Gracias por compartir esta historia.Hoy estaba triste y me has puesto alegre al leerla.

    Anita.

    ResponderEliminar