Páginas vistas en total

domingo, 25 de septiembre de 2011

¡Que cansados son los fines de semana!

Ya está. He sobrevivido a la presencia de cuatro niños. A la fiesta atrasada en la que , al fin, se han conocido mis padres y los de G. Decir que esta vez estaba nerviosa es decir poco, pero lo superé, con bastante ayuda por parte de G. Que, dicho sea de paso, se ocupo de prepararlo todo, yo ni entré en la cocina. Nunca había visto a nadie cocinar de esa forma, tan rapida, tan productiva, tan limpia..
Se cayeron todos bien, y si no fue asi, lo disimularon de maravilla
Hoy, de relax, si es que puede haber relax en un sitio tan superpoblado. ¡ he descubierto el punto flaco del nño mediano!. Su abuelo hizo un comentario de que no sabia a quien habia salido ese niño, que era mas rojo que la puñeta, y hoy, este mediodia, me lo he traido conmigo al ordenador, y hemos estado viendo cosas. Resulta que habría que hacer una revolucion, por muchisimos  motivos. Por ejemplo, a quien abandona un perro o un gato, hay que meterlo en la carcel. Hemos estado viendo páginas de refugios en los que se puede adoptar a un perro o un gato que no han tenido suerte, Los dos niños pequeños andan detrás de que su madre les deje tener un gato , están enamoradisimos de Ulises ( que no es que les haga mucho caso, pasada la novedad inicial), y quieren uno en su otra casa. Y el peque queria , al parecer, que un adulto le ayudase a encontrar argumentos para convencer a la madre de que es mejor un gato adoptado que un gato "de marca".No os podriais creer la cantidad de gatitos que tienen en el refugio. Y de gatos adultos. Y de perros, algunos con unas historias tristisimas. Mi padre los llama "frutas de verano", han crecido, han madurado demasiado y nadie los quiere. Estorban a la hora de salir de vacaciones. Mi Ulises es uno de ellos, fue abandonado, al parecer en un mes de Agosto, no tenia habilidades para sobrevivir en la calle, y mi padre lo encontró dentro del motor de su coche, famélico, y con signos evidentes de que le habian maltratado. No habia perdido la fe en el ser humano, ronroneaba a todo el que se le acercaba, parecia que su necesidad de afecto era aun mayor que el resto de sus necesidades. Yo habia perdido recientemente a Moro, en unas circunstancias nada claras, y por nada del mundo queria otro gato. Recuerdo a mi padre en mi puerta, con el pobre bicho en brazos, diciendome "es muy sencillo. Tu ya no tienes gato. El no tiene casa. Yo no me lo puedo llevar ( ellos tenian a Ava, una siamesa albina. Llamada asi por ser "el animal mas bello del mundo". Una mala bestia). Y este, en la calle, no sobrevivira mucho tiempo.". Nunca me he arrepentido de quedarmelo, aunque causo algunas fricciones  en los ultimos tiempos de mi matrimonio. Resulto que el gato merecia mas la pena, ya veis.
En fin, si alguien quiere probar otra forma de salvar gatitos, buscar sitios como www.elrefugio.org, o buscad sitios similares de la ciudad donde vivais. Solo si lo teneis claro, si podeis asumir esa responsabilidad, No son juguetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario