Páginas vistas en total

miércoles, 21 de septiembre de 2011

La gallina

Erase una vez una gallina que se llamaba Clotilde. ¿ por que precisamente Clotilde? Porque el cuento lo escribo yo y la gallina se llama como a mi me sale de.. bueno, que el pongo el nombre que quiero, y ya está
Clotilde no es una gallina vieja, pero ya no es ninguna pollita, tampoco.
Clotilde desconfía de los demás, a veces. No siempre, por ejemplo le gusta cuando entran a echarle maíz. Y va a buscarlo, pero siempre con cuidado, el maíz esta bien, pero ya le han quitado los huevos millones de veces. Y sabe que sigue allí porque pone huevos. Una gallina que ya no pone huevos, sirve para algo que las gallinas mayores nombran con terror, en voz baja, y cuando esas palabras se pronuncian, se hace un silencio solemne en el gallinero. "el caldo", dicen, mientras revolotean de un lado a otro.. A veces, en ambiente mas distendido, se rien de las mas jovenes y de su ignorancia.. " anda, anda, que tu no sabes de la vida, ni sabes lo que  es el caldo", dicen, aunque parezca que solo dicen co,co, co, co...
Clotilde no sabe que es el caldo, se figura que nada bueno,debe ser uno de esos corrales de los que ha oido hablar, donde las gallinas no comen maiz, sino algo llamado pienso, y donde no se mueven libremente en un cercado, sino que estan en una especie de jaula,comiendo pienso y poniendo huevos, poniendo huevos y comiendo pienso. Eso debe ser, por eso, a menudo,desaparece una gallina de las mayores ( entre ellas se llaman las Gallinas blancas, Clotilde no sabe por que). Pues eso,se van , a lo mejor a uno de esos sitios, y alli, con el cambio igual ponen mas huevos..
El caso es que Clotilde nunca ha sido muy sociable, no es un ave de gallinero, pero es lo que habia.Le gusta moverse sola, campar por el cercado, salirse del mismo cuando puede..
Así fue como conoció a Tito. Un zorro muy simpatico que el hizo creer a Clotilde que el gustaba su compañia, que queria jugar con ella, hasta que un buen dia, trató de llevarsela. Escapó  por los pelos.
Pronto, supo que los lobos hacian esas cosas, y tambien habia gavilanes que se robaban a los pollitos. Vamos que habia que andarse con mucho ojo.
Pero un dia,hizo una amiga, en otra de sus incursiones. Su nueva amiga se llamaba Rita.
Y esta amiga empezo a decirle que no debía ser tan desconfiada. Que las malas experiencias no debian marcar su vida. Que estaba bien ser precavida, pero una gallina demasiado precavida, era demasiado gallina, incluso paranioca. Que la culpa era de las gallinas viejas,que metian ideas en la cabeza a las otra, y no dejaban que cada cual viviese su vida y asumiese sus propios riesgos.
Poco a poco , Clotilde se dejo convencer por Rita, Rita hablaba muy bien, contaba historias. Parecía tan buena gente, tan simpatica. ¿ quien iba a sospechar de alguien como ella?
Y Clotilde cada vez empezo a salir mas lejos del cercado, en busca de su amiga Rita.
Hasta que un dia, Clotilde no volvio.
Sus pollitos la buscaban sin consuelo. El gallo la echaba de menos, aunque ese se distrajo enseguida. Sus congeneres lo comentaban. ¿ que podia haberle pasado?
Una de ellas, Filomena, una de las mas viejas,movia el pico de un lado a otro con lo qeu las gallinas entienden por gesto de desaprobacion
-" ya decia yo que esa amistad con Rita, la comadreja, no podia traer nada bueno".

3 comentarios:

  1. Perfecto!!!! Creo que esta dicho todo... aunque primero hay que saber entenderlo, y para ello, es necesario tener algo dentro de esta pelota a la que llamamos cabeza.
    Se puede decir mas alto, pero no mas claro.
    Chapó.

    ResponderEliminar
  2. Que cuento más bueno! Ahora sólo faltaría tener una bola de cristal que nos diga que se esconde detrás de cada quién. Porque claro, visto así... no te puedes fiar ni de tu sombra. Ja ja ja.

    Anita.

    ResponderEliminar
  3. a mi que esa comadreja me resulta algo familiar...

    ResponderEliminar