Páginas vistas en total

viernes, 16 de septiembre de 2011

Cuando necesito otra cosa

Esto de la vida en común me ha traído bastantes sorpresas. A decir verdad,aun estamos en periodo de adaptación, y  hay muchos cambios, alguno de los cuales lo estamos viviendo, y otros los estamos atravesando.
Lo primero que me he encontrado, es que la presencia de G se hace notar mucho, A pesar de que por su trabajo no pasa mucho tiempo en casa. Es algo que ya me llamo la atención cuando le conocí, aquella primera vez que quedamos en una cafeteria. No nos habiamos intercambiado fotos, y apenas sabiamos algun dato fisico. Yo iba a reconocerle porque llevaba una cazadora color vino, y resulto que ,al llegar, habia otro hombre con una cazadora de ese color. Estuve a punto de meter la pata, y todo, cuando le vi entrar. Y de algun modo, parecia ocupar todo el espacio. Es grande, pero no solo era eso. Me quede mirrandole, quise verle bien antes de acercarme e identificarme,y para mi sorpresa se acerco a mi directamente. No dudó un segundo, a pesar de que habia mas mujeres solas en la cafeteria, supo que era yo.
Resulta que eso de llenarlo todo con su presencia es una cualidad suya. Además de cierta tendencia a transformarlo todo. Puro inconformismo, dice el. Supongo que si hubiera nacido en otra epoca le hubieran catalogado como hiperactivo. Si llega a casa antes que yo, le encuentro enseñando a hacer empanadillas a mi hijo ( pero que tendrá en contra de las cosas que vienen hechas, me pregunto). Abro la nevera y me encuentro unos tuppers con comida preparada que no e cuando habra tenido tiempo de preparar . Miro el movil,y hay un mensaje " y ahora,como me  de cuenta de que vuelves a comer a base de latas,preparate". Mi gato, que al principio le miraba con algo mas que suspicacia, y que aun siente unos celos que no se molesta en disimular, enpieza a ser amigo suyo, porque claro, no ha podido resistirse. G le ha librado de comer pienso, algo que odiaba, y en el congelador han aparecido porciones de comida preparada para el gato " en plan casero, sin conservantes, harinas,porquerias, y adecuada para un bicho de su edad". Nunca he visto a nadie tan feliz de que le hayan puesto a dieta. A cambio, amanece en nuestra cama, mirandole con gesto desafiante en plan "yo estaba aqui antes que tu, que te quede claro".Cosa que me sorprende, el gato nunca ha sido en realidad mio del todo, sino del niño. No se si es amor o sentido de la propiedad, o una mezcla de ambos.
La casa ha cambiado. En general, está mas limpia y mas recogida, por dos motivos. Uno, que G ayuda muchisimo. El primer hombre que conozco que sabe que la lavadora hay que ponerla cuando esta llena. Y dos, que poco a poco, va acabando con mi desidia natural para los asuntos domesticos. Esto lo consigue en general con el ejemplo, cuesta trabajo vaguear cuando la otra parte no para de hacer cosas, pero tambien lo consigue a base de lo que el llama "pequeños toques de atencion, primero verbales y luego fisicos". En fin, me  he acostumbrado a una nueva rutina y mi casa esta limpia y recogida todos los dias,no solo el dia de la limpieza general.
La casa no ha cambiado solo para bien. Está superocupada. Esa es la parte mala, pero nos vamos acostumbrando. Mi antiguo cuarto de lectura se ha convertido en una habitacion infantil,con las literas. Hemos añadido un par de muebles que G tenia en su casa para la ropa de los niños. Al no vivir aqui permanentemente, no necesitan mucho espacio. Mi hijo me reclama otra estanteria para libros porque anda un poco escaso de sitio , al tener que compartirlo. Y hablando de libros, tengo que decidirme a deshacerme de algunos, porque en la libreria del salon no entra un alfiler. Compensa, pero hay que adaptarse a la nueva situacion.
Tambien ha cambiado mi vida en cuanto a horarios. Es curioso pero hasta que no han aparecido las dichosas normas, no me he dado cuenta de lo caoticos que eran algunos aspectos de mi vida. Sigo sin hacer caso a todo, aunque he hecho proposito de enmienda, en serio, porque esta semana no solo me lleve una zurra, sino que G se enfado conmigo, y eso es algo que prefiero que no se repita, me sento muy mal. Lo cierto es que duermo mucho mejor ahora, rindo mas durante el dia, y estoy aprendiendo a no engancharme con una actividad hasta el punto de olvidarme de comer, de dormir, o de preparar la comida. Y solo ahora, veo que  `podia haber algo compulsivo en mi forma de hacer las cosas, algo que me impedia parar a tiempo.
En fin, aqui seguimos. Hoy nos vamos a pasar eldia con mis padres ( el niño y yo, G trabaja todo el dia).Y mañana, comida informal en casa de mis suegros, por primera vez vendrá mi hijo con nosotros,porque me ha dicho la madre de G que "le parece mucha dejadez por nuestra parte que no le conozcan todavia". Estoy menos nerviosa que otras veces que he ido, ya me voy acostumbrando, pero la seman que viene tenemos una pequeña fiesta familiar aqui, y conoceran a mi familia, y eso ya veremos como me pone de nerviosa.
buen fin de semana para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario