Páginas vistas en total

lunes, 15 de agosto de 2011

Una tarde casi perfecta

Es uno de esos dias raros. No es domingo, pero lo parece.Tenía muchas cosas que hacer, pero por el ambiente festivo y el calor, no me apetecían.G tenía que trabajar ( su trabajo no entiende de fiestas, si no tienes el dia libre, te toca y punto). De manera que después de hacer cuatro tonterias en la casa, decidí quedar con un familiar que ha venido de visita y dar un paseo.
Un error. El calor, horroroso. Y el paseo, un agobio.
A mi me suele gustar quedarme en Madrid enAgosto, porque está encantadoramente vacio. Y hoy, no se podia dar un paso por el retiro. Han puesto una especie de feria de la religión, con casetas y todo ( me vais a perdonar los que seais religiosos, pero yo creo que la fe ha de ser un fenomeno privado). Resumiendo, no solo me ha disgustado el peseo porque no se podia dar un paso, sino que he vuelto estupefacta, pensando en todo ese esfuerzo economico y organizativo, que me parece incompatible con el propio ideario de la gente que lo hace.
No está de más acordarse de cual es la situacion de mucha gente en este pais, de los  muchisimos madrileños que están pendientes de recibir las ayudas que les corresponden de la ley de dependencia  (al parecer, en esta nuestra comunidad el asunto es mas lento que en ninguna otra), en la cantidad de ayudas publicas que se han retirado, tanto a nivel estatal como autonomico...
Total, que he vuelto con un humor de perros, y hasta ahora no me he animado a escribir nada.
G tenía el turno de mañana, y a las cuatro le tenia aquí. Así que el resto del tiempo se me ha ido en hacer un poco de vida de pareja, que siempre viene bien y mejora el humor.
Cos eso, la tarde ha sido infinitamente mejor que la mañana. Nada de fuegos artificiales, solo ver una peli (dormirla, en mi caso. Tiene una banda sonora tan bonita que me relajo y me acabo durmiendo), hacernos un café y hablar de asuntos de la vida cotidiana. Un delicioso aburrimiento, si entendeis la expresión.
Todo no es perfecto, nunca lo es, pero... ¿ habeis probado alguna vez a ignorar las pequeñas cosas que os incomodan?. Es muy cansado y muy injusto andar siempre perdiendo el tiempo en engrasar la bisagra que mas suena.
Pasad una buena tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario